"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

domingo, 3 de noviembre de 2019

TORTILLA DE PATATAS





No hay ningún año igual. Ocurren cosas diferentes. Lo que se hizo una vez no se vuelve a repetir.
En los primeros días tuve antojo de tortilla de patatas.
En el Hospice dienen una sartén del año del hilo negro y sin mango... utilizan un trapo para poder cogerla y retirarla del fuego.
No es fácil encontar una sartén en este pais y sobre todo en un lugar tan apartado de la ciudad.
No había forma de encontrar una sartén decente.
En una de está mañanas entré en un supermercado que paracía tener de todo... No iba con la intención de encontrar la sartén, pues había desistido..., pero pregunté
si tenían pintalabios...No los vendían, pero una simpática muchacha me indicó un lugar...
Según me buscan el pintalabios, me doy la vuelta y en uno de los estantes hay una solitaria sartén... a por ella fuí.
Tambien me llevé un cazo, pues el que tienen tampoco tiene asas ni mango...
Era medio día. Había que esperar a la cena.
Cenamos con la puesta de sol, sobre las 5.30 de la tarde...En esta hora ya empieza a anochecer y a refrescar.
Pero había que hacer tortillas para 32 personas...
Nos pusimos a la batalla cuando aún pegaba el sol... sobre las 4 de la tarde. Ellas pelaban las patatas y yo las hacía rodajas.
Lo de batir los huevos fue algo más complicado.
Menos mal que yo rompía los huevos. Menos mal!!! Ellas lo hace de un modo cuidadoso, como si fueran a hacer daño al huevo.
Hacen un agujero y volcándolo salen la clara y la yema completamente fundidas.
No utilizan tenedores, por lo que tuve que batir las 4 docenas con una cuchara sopera.
Freímos las patatas en un boll gigante, para después mezclarlas con los huevos batidos.
Fue muy divertido el momento en que tuve que dar la vuelta a las tortillas. No habían visto cosa similar.
Yo que creo que para ellas debía ser magia. De unas patatas fritas y unos huevos salía una cosa solida y redonda.
No salieron mal. Las 4 tortillas las pudimos partir sin destrozarlas.
Se las comieron sin rechistar.
Fue la primera vez en su vida que comían una totilla española..

No hay comentarios: