"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

martes, 8 de noviembre de 2011

2 DE NOVIEMBRE

FOTO FINAL
Durante la noche la lluvia ha sido copiosa y constante. Los gallos no han cantado a la hora habitual. Las espesa nubes tapaban el primer amanecer. Se sintieron engañados.
Ya tenia la mochila preparada de la noche anterior. Seguí lloviendo. Tenia que lavarme y afeitarme. Y, bajo la lluvia así lo hice. La lluvia aclaraba el jabon. No hacia frió. Tome el ultimo desayuno con dos galletas de propina. Komala me dijo que tenia un largo viaje.
Solo quedaba que vinieran a buscarme. Larga espera. Quería que ese momento se terminara a la mayor brevedad posible.
Llegó el coche. Llegó el momento de la foto final y de la despedida.
No entrare en detalles, pero la situación se convirtió en dramática. Despedida triste donde las haya.
Ashmita, la niña que esta en silla de ruedas y que vive frente a nosotros vino con su madre a despedirse. Me puso un collar de flores. Lleva 18 años sentada en una silla de ruedas y sin poder salir de su casa!!!
Llegando al pueblo me detengo en la casa de unos amigos. La chica que salude cunado me caí en la bici, vino a entregarme un ramillete de flores deseándome buena suerte esperando que vuelva el próximo año.
La señora de la casa sale a despedirse. Se abraza y me dice que su hermana acababa de morir y llora... Yo no voy a ser menos. En una pequeña taza me ofrece un sorbito de yogur. Así me desea larga vida.
El camino hacia el aeropuerto fue duro. Sentía pena y los baches ( mas de mil !!!! ) hicieron que las lumbares se resintieran.
Avatares de la aviación hicieron que un vuelo solo 40 minutos se alargara a las 4 horas.
Según vamos a aterrizar en Ktm, el trafico aéreo no lo permite. Damos vueltas y vueltas. Como se queda sin combustible hay que aterrizar en otro aeropuerto,  a una media hora.
Finalmente la noche ha caído en Kathmandu y solo queda esperar a que al día siguiente salga el sol, y mi cabezita se vaya alegrando.

1 comentario:

Jose dijo...

Nos traes algo que se nos ha olvidado ya aquí: los detalles con las personas que se cruzan en nuestro camino, aunque sean tan sencillos como un ramillete de flores.