"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

lunes, 22 de octubre de 2018

GARGANTA PROFUNDA


Hace un par de años, en la "baby room" en Maiti había un bebé con labio leporino. Tenía una gran dificultad para tomar el biberón. Era imposible gacer el vacío para absorber el contedido del mismo, por lo qu
la leche se la daban a cucharadas.
A los pocos meses de esa visita la operaron. No tiene ninguna cicatriz. Está casi perfecta.
Corretea por aquí de forma imparable. 3 años la contemplan!!! Mi primer encuentro con ella fue pavoroso . No había forma de que me pudiera acercar. Salia corriendo.
Habría de pasar el tiempo, hasta que con la ayuda de un globo poco a poco se fue acercando a mí. Ahora se ha convertido en
inseparable. No para de corretear detrás del globo.
La chica que se está encargando de cuidarla y alimentarla me enseñó el otro día la boca de la niña... No me lo podía creer.
La zona donde tenemos localizadas las anginas y la campanilla... para ella no existe. Es simplemente un agujero que comunica directamente con el esófago. Es lo que viene llamándose
hendidura del paladar, que viene asociado al labio leporino.
Es risueña, jugetona... No tengo ni idea de como podrían solucionarlo. Evidentemente una reconstrucción.... pero cómo se paga ???
El resto de las habitantes del Hospice, se mantienen en su tono. Nada mejora. Continuan con sus problemas mentales que tienen una dificil solución.
Ayer por la noche mientras hacían la cola para cenar, una de las chicas cayó desplomada al suelo. El resto ni se inmutó. Están habituadas a que le dé un
ataque epiléptico. Pasason  unos 2 ó 3 minutos y la niña se levanta como si no hubiera pasado nada, ni lo recuerda... y... a continuar en la fila para llenar el plato.
De las 35 personas que habitan aquí 19 son de tratamiento psiquiátrico, solo 4 son consideradas normales con problemas de integración solial, y el resto con diferentes
enfermedades o dolencias. Por lo que no tengo tiempo para aburrirme.
No se cual es el diagnóstico de sus enfermedades mentales, pero todas tienen un denominador común: Se comportan como si fueran niños de 3 años pero en el cuerpo de un gigante.

No hay comentarios: