"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

miércoles, 10 de octubre de 2018

VISION DE UN CALENDARIO


Solo horas restan para que una vez más regrese a Nepal. 
11 meses de espera para volver a sentir todas las sensaciones que han estado adormecidas.
En otoñal mañana del día de hoy, mi compañera de trabajo Denise me ha entragado una bella misiva de su madre Emilia, donde mes a mes describe sus sentimientos. Que entregaré a una de las niñas, una vez traducida al inglés.
En el nombre de todas la niñas y niños que tengo la fortuna de ver, tocar, escuchar... le doy las gracias por tan bellas palabras.
Gracias. Namasté.

 Madrid, 10 de Octubre 2018

EMILIA
Buenos días Angeles del Himalaya:
                                                      Un calendario llegó a mis manos en Enero del 2018, inmediatamente supe que era un calendario especial y decidí que me acompañaría a lo largo de este año.
Lo lleve conmigo a la empresa donde trabajo, busque  meticulosamente, un lugar donde se merecía estar y lo encontré justo encima de mi escritorio, a la derecha, en un rincón visible a mis ojos y en diagonal a mi corazón.
Cada mañana cuando el reloj marca las 9:00 hs am, entro a mi oficina, enciendo el ordenador,,me siento en una cómoda silla roja con rueditas, les doy los buenos días al ángel  de la fotografía que lleva cada mes, me quedo pensativa unos minutos y pregunto que estará haciendo en estos momentos, me dejo cautivar con la inocencia de Enero.
Día a día voy tachando con una cruz los días que pasan  y ansiosa espío para saber quien estará en la fotografía al mes siguiente ,así fue como vi a una niña sorprendida ,parece enojada y a un niño muy alegre que acompañaron mi Febrero.
La timidez de Marzo, con su gorra gris fue cómplice con días lluviosos en el frio de este invierno.
Y mientras me seguía preguntando cómo es la vida de cada uno de vosotros, Abril abrió la primavera con una hermosa niña sonriente de cabellos dorados como el trigo.
En Mayo me fui de vacaciones a una isla que tiene un sereno mar azul, el Mediterráneo, guardando  en un cajón a mis ángeles, para descansar.
Al regresar, otra vez a la rutina me invadió, Aunque tres bellas mujeres con sonrisas francas pregonaron mis días de Junio, Julio y Agosto.
Las  tres chicas de Septiembre, me recordaron a mis amigas, unidas, sentadas en un peldaño, acurrucadas bajo el calor tibio de un mediodía soleado…
El  lunes 1 de Octubre fue mi cumpleaños, y con pocas ganas de trabajar, otra vez mi corazón viajo hasta el Himalaya, quería estar allá, con esa paz que transmiten…
Me sobresalte con los sonidos de los teléfonos y las voces de mis compañeros acelerados y estresados porque así se vive en esta gran ciudad.
Escapando a las teclas del ordenador, pase mis dedos por el calendario, ojeando  mes a mes. Me detuve  en la primer imagen de la portada, una preciosa jovencita anunciando mucha luz y paz .Adiviné su saludo.
-Namaste- respondí suspirando
-Namaste --para Pedro que fue el intermediario para que a pesar de los 7.806 km que nos separan, tuve el placer de conocer a Los Angeles del Himalaya.
El sonido del teléfono me llevó a la realidad  y me obligó a terminar esta carta.
Espero el regreso de Pedro, para tener otro calendario y que también me acompañen, si Dios quiere ,en el próximo año.
Les mando una fotografía mía, para que me conozcan como yo les he conocido.
Un abrazo a cada uno de Vosotros
Con cariño
Namaste.
Emilia

2 comentarios:

Unknown dijo...

Gracias Pedro!!! disfruta de tu viaje y de esa maravillosas personitas que te esperan cada año en Nepal. Ya nos contaras tus aventuras a la vuelta :) bss!!!!

Emilia dijo...

Gracias a ti Pedro , por acercarnos y permitir conocer a esos verdaderos Angeles, te deso buen viaje, y que se duplique las 24 horas de tus dias en Nepal.un abrazo a tod@s.