"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

martes, 10 de noviembre de 2015

PICNIC A PIE

CAMINO DE GOKARNA
La tarde del viernes la empleamos para hacer compra en el mercado.
Había que comprar todo lo necesario para el picnic que íbamos a celebrar en Gokarna, al día siguiente.
Con la bici para transportar las viandas, y cinco chicas más nos fuimos al mercado cercano. Fue divertido verlas regatear el precio de todo lo que comprábamos.
A casa llegamos ya anochecido.
uise acostarme lo más pronto posible, ya que al día siguiente, tenía que madrugar, y mucho ...
Serían las 5 de la mañana del sábado día 7 cuando me levantaba. Noche oscura. Una medía luna menguante flanqueada por Venus y Júpiter adornaban un oscuro cielo.
A las 5,30 me trajeron a la habitación, un té calentito y unas galletas con sabor a limón, para darme fuerzas para iniciar camino a Gausala..
Me abrigué lo que pude y con la bici pedaleé hasta hasta Maiti, para ir a buscar a 18 niños.
MOMENTO PICNIC
EN LA SALA DE TV
PREMARANDO LA COMIDA
Fui sintiendo como amanecía. Poca gente por la calles, ateridos de frio y bastantes tienda abiertas. Aquí, casi antes de que salga el sol levantan el cierre de la tienda y allí se sientan a esperar.... a esperar a vender algo, hasta la puesta de sol, y así durante 365 días seguidos al año.
En Gausala, los peques ya estaban listos, e inmediatamente comenzamos camino hacía Gokarna. Al no tener autobús, hicimos a pié 10 kms. La más pequeña, con 5 años resistió como una jabata.
LLegamos a la hora prevista, después de 2 horas y media de caminata, en una fresca y radiante mañana.
La algarabía al llegar a Gokarna se produjo nada más entrar por la puerta y así se mantuvo hasta el día siguiente.
Las mayores empezaron a preparar la comida del picnic y sobre las 11, y bajo un sol radiante nos reunimos para vivir un momento diferente a los de la rutina diaria.
El día lo pasron jugando, viendo la tele, charlando y contentos a saber que pasarían la noche junto a sus "hermanas mayores ".
Echaba de menos el bullicio que producen los niños. Con las primeras luces del domingo, ya estaban en la calle jugando al balón, a la comba, al badgminton, dando vueltas con mi bici, etc... En una palabra, cumpliendo su papel de niños.
Sobre las 13,30 iniciamos camino de vuelta a Gausala, otros 10 kms, pero en este caso bajo un sol justiciero. En el camino nos bebimos hasta 8 litros de agua...
Sin novedad llegamos a las 4 en punto, de la tarde.
Se lo habían pasado estupendamente, aunque bastante cansados.
Cansancio causado por el gobierno indio!!!!
Tenía que regresar en la bici y sin perder mucho tiempo. A las 5 y media llegué a Gokarna, 5 minutos antes de que cayera la noche. Molido !!
Decidí en ese mismo momento que al día siguiente, no me movería del Hospice. Tambien forzado por la situación, ya que la tripas se me empezaron a revolver, y había que estar cerca de un cuarto de baño... 


2 comentarios:

Ricardo dijo...

¡Mucho ánimo Pedro!

He estado leyendo la secuencia de los días, de tus días, en Nepal y es un baño de realidad. Las fotos y lo que cuentas es impresionate. Yo, desde siempre, procuro tener una máxima: En todas las situaciones, por muy difíciles y complicadas que sean, siempre, siempre, existe algo positivo y lo más positivo es tratar de encontrarlo. Me quedo con la sonrisa de la niña que te da fuerzas para continuar.

Un abrazo muy fuerte Pedro y espero que nos veremos pronto.

PEDRO dijo...

Tus palabras son siempre reconfortantes.
Gracias amigo