"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

lunes, 16 de noviembre de 2015

ARQUEOLOGÍA... Y LOS QUE ESTÁN VIVOS ... CUANDO?

Ya han comenzado las despedidas.
Las despedidas de la gente querida son simpre tristes.
He empezado en Bhaktaphur, y nada más llegar, y entrando por la ex-puerta de la ciudad he visto que en Durbar Square estabán haciendo obras. 
Por fín!!!, pero mi sorpresa ha sido que lo que están haciendo son excavaciones!!!!.
La arqueología me parace una profesión apasionante. 
Rebuscar el pasado, encontrar y analizar el origen de los seres humanos, formas de vida, ..... me parace muy interesante. Mucho...
Pero cuando me he enterado que las excavaciones son para buscar vestigíos y modos de vida de Bhaktapur, me ha entrado indignación. 
La misma que sienten todas las personas con las que he hablado.
Y todos llegan a la misma conclusión. ¿Para que gastarse el dinero en esas labores, cuando hay miles de personas que viven prácticamente a la interperie? Mucha indignación he sentido y me han transmitido.
Arqueólogos, alemanes, franceses, nepaleses, etc pasarán meses para limpiar con escobillas los ladrillos y las piedras que se encuentren. UN PASTÓN... mientras tanto muchos seres humanos pasarán un crudo invierno, si es que lo terminan, y no han pasado a otro mundo con las primeras heladas.
TIENDAS DE LA CRUZ ROJA CHINA
Insisto. Viva la arqueología... pero hay que pensar en los que están vivos.
Primero dar hogar a los que no lo tienen, y después rebuscar en el pasado, o montar un parque de atracciones o contruir un Corte Inglés, ...con perdón!!!
Sirva este post para transmitir la indignación de un pueblo, que en estos precisos momentos está viviendo una dolorosísima crisis humanitaria. 
Y ... a perder el tiempo buscando piedrecitas........

La primera y última de estas fotografías han sido hechas con una nueva cámara de fotos que me he comprado en Kathmandú. ¡ Benditas tarjetas de crédito !
Ayer lunes caminando tranquilamente después de reconfirmar el vuelo, pasar por el dentista y de hacer unas fotos en Durbar Square, me dí cuenta que la mochila me pesaba menos de lo habitual.
Me debieron seguir después de verme como metía la máquina en la mochila, y entre el gentío y el bullicio metieron mano y  se apropiaron de mi herramienta de los recuerdos. ( Las más de 4000 fotos que he hecho están guardaditas en un pincho )
Ayer hice felices a dos personas : Al que me robó la cámara y al que después de meses no vendía " ná de ná...".
Esto no es un problema, si lo comparamos con la desesperación con la están sobreviviendo, cientos de miles de personas en Nepal.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese es mi Pepo!
Besos de Andrés y familia.

Anónimo dijo...

Gracias primo por mostrarnos otras realidades, las nuestras parecen insignificantes.Muchos besos y animos...
Pilar Mateos