"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

martes, 15 de noviembre de 2011

LOS DEBERES


Desde hace dos años no he podido alojarme en Gokharna, ya que la habitación donde dormía se convirtió de la noche a la mañana en un aula.
Este año en la primera visita que les hice, los peques me propusieron que durmirera en la casita que siempre ha servido como zona de aislamiento para las chicas con enfermedades contagiosas: Tuberculosis, hepatitis, etc.
En las oficinas centrales, pedí permiso para dormir en ese lugar, y me fue concedido.
Me han puesto una tele ( no la he encendido ni la pienso encender ). El suelo lo han enmoquetado con retales, muy a su estilo!!. Pero sin duda alguna un lujazo comparado con el exterior.
Me recibieron con alegría. No llegue con las manos vacías : balones, raqueta de ping pong, bagdminton, globos y lapiceros!!!!
Como saben de mis lumbares, siempre me proponen que este sentado y que no haga muchos esfuerzos. Están pendientes de mi todo el tiempo. Al atardecer les dan una botella de agua caliente para su habitación y puedan beber durante la noche. Algunos me las ponen en la espalda para aliviarme.
Son trabajadores, responsables, ordenados y disciplinados.
A las 6,30 de la mañana ya están en danza y desde el mas pequeño a la mas mayor hacen labores de limpieza general. Los niños barren y friegan con una balleta su escuela. Y a las 7,30 de la mañana cogen sus libros, y el el comedor que les sirve de sala de estudios repasan y hacen los deberes.
Las noches después de la cena cumplen con la higiene dental. Se ponen sus pijamas y todos en fila ordenada pasan a tomar su medicación.
Una medicación que les salva la vida.
Las niñas de las que hable en relatos anteriores entraron en anemia severa porque sus familiares no se las proporcionaron adecuadamente.
Hace unos días vi una foto colgada en una pared junto a otras personas que he conocido y que habían fallecido. No me podía creer que Sarita, una futura ganadora de un concurso de dulzura y simpatía, hubiese fallecido. Solo 13 años, porque su madre no le proporciono las medicinas durante el periodo que vivieron juntas. En menos de 24 horas Sarita entro en parada cardiaca al no haber superado un estado febril galopante.
Era seropositiva, como todos sus amiguitos.

3 comentarios:

Hamster pesimista dijo...

Cuando leo tus notas tengo a veces la impresión de estar leyendo una novela de otro mundo, de ciencia ficción.
¡Gracias por tus escritos de realidad, dolor y amor!
Un abrazo, Sánchez

PEDRO dijo...

Gracias señor Hamster.
No es ciencia ficcion. Solo puedo plasmar el 10 por ciento de la realidad. Son tantas cosas que me pasan por los ojos que ponerlo en palabras esta solo en los grandes escritores, pero hago mis pinitos.
Por ejemplo, cuando se ponen los ojos vidriosos al escribir, eso no sale en las palabras

jose y 4ºC dijo...

Mis chicos y yo nos hemos quedado sin palabras.
No te imaginas la labor que estás consiguiendo aquí desde allí
Gracias