"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

jueves, 4 de noviembre de 2010

UNA DE POLLOS

Fabricando chowmein y al fondo lo de los pollos
En Kakarvita tengo muchas amistades de todas las condiciones : sastres, tenderos, relojeros, camareos, etc y siempre tengo tiempo para el descanso cuando vengo a este enclave para hacer compras o gestiones.
He conocido a un joven muchacho y padre de familia que regenta un pequeño restaurante, muy limpio para lo que se lleva por aqui. Tiene una pequeña maquina manual para hacer spaghetti o chowmein como lo llaman aqui. Elabora unos momos de chuparse los dedos. Ahi me siento con una fria cerveza, una docena de momos y a contemplar lo que ocurre en el exterior.
Justamente enfrente hay un antiguo mercado de verduras, bajo-techado venido a menos. Hay algunas señoras que venden vegetales, un rerstaurante en forma de quiosco de pipas y algo y alguien que me sorprende cada dia que vengo:
Un señor de unos 30 años, que se cubre con un mandil rojo, con una gran coleccion de manchas, y los siguientes " ingredientes "
-Una oxidada lata donde calienta agua.
-Un barreño con mas mierda "quelpaloungallinero" (nunca mejor dicho para lo que viene despues).
-Una jaula enorme con un cartel que lo unico que entiendo es :100 Rupias.
-Una cesta gigantesca de mimbre, de forma conica colocada boca abajo, donde hay gallos, que de vez en cuando les echa agua para que no pasen sed.
-Un recipiente en forma de cubo que en sus origenes fue blanco.
Con  todo este atrezzo la pelicula comienza asi:
Lllega en una señora en una bicicleta con dos bolsas de la compra a ambos lados del manillar. Se para donde el señor de la bata roja y vacia las bolsas como si fueran sacos de patatas. Dentro hay casi una docena de pollos grandecitos. Ahi se quedan tan agustito liberados del incomodo viaje.
La señora cobra la parte correspondiente.
El señor del mandil comienza su trabajo segun la demanda.
Coge un pollo por las patas, le estira el cuello y sobre un tocon de madera le mete un buen tajo con un enorme cuchillo. La cabeza termina en un almacenillo de cerebros.
El pollo aun con vida, lo pone boca abajo para que se desangre del todo, el el cubo que fue blanco.
En el barreño rojo acaba el pollo descabezado hasta que se queda tieso como la mojama.
La fase fina termina sumergiendo al pollo en el agua hirviendo, para asi desplumarlo sin dificultad alguna.
Entre momo y momo veo esta peli que se repite todos los dias y desde hace mucho tiempo.

Los sabados se como carne en el Hospice. Siempre pollo, al ser la carne mas barata.
He decir que entre las 22 personas que vivimos en Sattigata nos comemos un pollo. Si!!! he dicho bien. UN POLLO.... Se trocea al maximo, asi todos tenemos la oportunidad de saborearlo ( un cuello puede ser dividido en tres partes ).
Es el llamado milagro de LA MULTIPLICACION DE LOS PATOS Y LOS POLLOS.


3 comentarios:

entre la huída y el regreso dijo...

¡Un pollo para 22! Al leerte me ha venido al magín una reflexión de Piedrahita que dice que los países se clasifican en función de los pies y los zapatos: hay países con más zapatos que pies y otros países con más pies que zapatos!

ivano dijo...

Bellissime. Sembrano ancora una volta storie di altri tempi. Un abbraccio Ivano.

pedro dijo...

Si, Ivano. Parecen historias de otros tiempos, pero no....
Esto no es nada.....
Un super abrazo