"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

martes, 12 de octubre de 2010

PRIMEROS INSTANTES

El sabado 9 de Oct, dia previo a mi viaje anual, fue un dia lluvioso donde los haya. Sirvio para no salir de casa y poder hacer la mochillita con tranquilidad, Pocas cosas que meter, no en vano en mi casa de Kathmandu tengo lo necesario para vivir el resto de mi vida.
El 10 del 10 del 2010, amanece despejado, nada comparado con el dia precedente.
En Barajas comienza un nuevo viaje a lo conocido.
Por primera vez en mi vida no encuentro companeros o companeras de viaje, para compartir experiencias. Esto me permite dar rienda a la lectura de un libro que tenia entre manos "Reencuentro". Libro escrito por un companero de carrera, mi amigo Francisco Romo Almena, y que me ha dejado pensativo y con la mirada perdida en las luces de las pistas de aterrizaje del aeropuerto de Doha.
Yo tambien vuelo para el reencuentro con mi gente del tercer mundo.
Cuando estamos en la fase de descenso en el aeropuerto de Kathmandu, finalmente!!!!, el capitan de la nave nos avisa que la visibilidad no es la apropiada para el aterrizaje. Este aeropuerto carece de los medios modernos de aterrizaje en condiciones minimas. Habria que aterrizar a cascoporro.
Hay que dar vueltas. Otros seis aviones siguen nuestro camino.
Pasara una hora (  Gonzalo!!! te imaginas como estarias en esta situacion ? ) A mi me sirve para dormir una hora mas.
La recogida del equipaje se hace eterna, y finalmente salgo del aeropuerto. Entre una masa ingente de personas que esperan a sus seres queridos, veo la mano de Rup, que me saluda.
En su destartalado taxi, con una pegatina de los bomberos de Zaragoza, nos adentramos en el caotico trafico de Kathmandu.
Los baches siguen en su lugar, o incluso han engrandecido. Las tiendas, las gentes caminantes, parece que sean eternas, me parece conocerlos a todos.
Siento subidon de adrenalina.
En casa no hay nadie, me abre una preciosa tendera de la cercania ( mas tarde sin saberlo la compro una toalla ). La habitacion esta limpia. Abro la mochila que deje en noviembre pasado. Huele a naftalina. Extiendo las camisetas y pantalones por toda la habitacion. Se tienen que airear.
Paseo por las calles. Me encuentro con gente conocida : el que vende la fruta, el de las fotos, el de la ropa, el que vende sandwiches, el frutero, etc...
Aguanto poco. Sobre las 6 vuelvo a casa. Comienzo a leer y escribir, pero la luz se va. Durante 2 horas no habra sumiunistro electrico, como en los ultimos tiempos. Es decir tengo la oportunidad de cerrar los ojos que tanto anoran el descanso.
Que ocurrira manana cuando empiezen los reencuentros deseados?

4 comentarios:

niebla dijo...

Todo lo que ocurra será bueno, seguro.
Me alegro de que hayas llegado bien, a pesar de la horita de gentileza turbulentil.
Intentaré acordarme de pasar a visitar el blog los días sucesivos, a ver qué nos vas contando.
Un beso muy fuerte para los niños y las chicas de Maiti.
Y un abrazo para Rup y para tu familia adoptiva.

Anónimo dijo...

Nada es verdad ni es mentira, todo depende del color... así es una hora en las nubes: para uno angustia, para otro descanso. En todo caso me alegra que te hayas acordado. Y, después del descanso, a vivir -que para sobrevivir ya está Madrid-, a encontrarte con la gente que te espera -que estén lo mejor posible- y a que nos cuentes a quienes sabes que puedes contar con nosotros. Namasté

pedro dijo...

Intentando encontarme bien con losm mios. Gracias!!!!

ivano dijo...

Indubbiamente. I primi istanti non smentiscono mai e danno subito un'idea generale della situazione. I primi incontri, ritrovare luoghi che ti sei appropriato con il tempo e volti conosciuti. Belle emozioni e belle riflessioni. Ivano.