"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

jueves, 14 de octubre de 2010

CONTINUACION

Los ninos de Gokharna en edad escolar iban al colegio en Kathmandu, pero el trafico era tan caotico y horroroso, que pasaban la mitad de la jornada, entre atasco y atasco.
La direccion de Maiti, decidio tomar medidas para solucionar semejante inconveniencia, y alquilaron unas habitacionjes en un edificio aledano. En los ultimos dos anos todo parecia marchar sobre ruedas, a pesar de las carencias propias de este pais : frio en las aulas durante el invierno ( ningun tipo calefacion, solo la humana de sus cuerpecitos ), mucho calor en verano, sillas nada ergonomicas, profesores sin la mejor formacion, pero al menos la incomididad de los larguisimos desplazamientos, se habia solucionado. En solo 30 segundos, estaban en las puertas de las aulas.
Desde el balcon de mi habitacion les veia desfilar hasta la escuela, y en otros momentos sentia el griterio propio de la infancia o las cantinelas repetitivas : one, two, three, four....
Pero ... los vecinos del piso inferior comenzaron a importunar. Deslitaban alcohol, mataban animales domesticos, en el propio hogar : Gallinas, cabras y hasta bufalos. El dueno de la casa tambien intento aumentar el alquiler, por lo que teniendo en cuenta la situacion financiera, relatada anteriormente, la direccion de Maiti Nepal, ha decidido utilizar algunas dependencias del complejo como escuela: el dormitorio de los guardas, la habitacion donde yo dormia y donde los visistantes ocasionales tambien utilizaban. No importa. Todo sea por su bienestar, y no por el mio o el de los otros voluntarios que tambien venian.
Mientras este en Kathmandu les visitare regularmente. Echare de menos los amaneceres y sobre todo las noches, cuando se preparan para dormir ( dormir y sonar deben ser los mejores momentos de sus vidas )
Me servira para pasar mas tiempo en otro "paraiso". Todo lo que tenia programado en mente he de postponerlo para la vuelta: comprar ropa de invierno para las chicas y los ninos, llevarles al "Parque de Atracciones" y al cine ( han abierto unas nuevas supersalas que van a alucinar ).
Por lo que segun vengan los dias, asi me adaptare.
Llueve en Katmandu. La noche ha caido.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

and the times they are a changin', que decía el Dylan quizá intuyendo/sabiendo que -auunque hable de los tiempos- es una verdad intemporal. Habrá que adaptarse a las circunstancias y encontrar el hueco en el que el diente de tuerca encaje y tirar palante con la maquinaria disponible. Muy mal lo tenían los mineros chilenos y han logrado sobrevivir.,,, aunque a base de un negocio mediático-político que ahí no creo posible. Pero quedémonos con el realismo de pedir lo imposible!!! Ánimo, Perico!!!

niebla dijo...

¡Qué putada!
Espero que la cosa se vaya solucionando, al menos para llegar a los mínimos de antes.
¡Ya verás las caras que ponen en el cine!

Pico Ta dijo...

¡Sigue derramando litros de agua en el mar!.
Te seguimos de cerca.
Besos.

Pedro dijo...

Ciertamente todo cambia. Veremos en que direccion!!!
Gracias!!!