"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

martes, 20 de octubre de 2009

NAMASTE


Mañana calurosa aquella del 11 de Octubre, cuando con un pequeño retraso, el avión que nos llevara a Doha, comienza las operaciones de despegue . La música corporativa de Qatar Airways, me indica que por fin ha comenzado mi viaje a Nepal.
Junto a mi se sientan 3 españoles : David, Jose Manuel y su hermano Rafa, que realizan su primer viaje a Nepal, y que tienen la intención de hacerse el trekking del Everest. Hablamos de lo divino y de lo humano. De ese modo el tiempo no se le siente pasar.. Las siete horas de espera en Doha pasan como una exhalacion. Se nos unen Nacho y Gema, dos zaragozanos, que lo único que tienen en su poder es el billete de ida y vuelta. El resto ya vendrá. Dejamos a los tres españoles en el aeropuerto que aun han de esperar otras 5 horas. Una larga noche les espera!!!.
Cuando voy a embarcar con destino a Kathmandu, me retienen el billete; escriben en el, y me dicen que viajo en bisnes class!!! Un lujazo comparado con la clase turista. La cena es extraordinaria, el champán de recibimiento esta buenísimo, y el asiento convertible en cama es la bomba.
El descanso hasta la aproximación a Kathmandu, parece eterno. Anuncian que la temperatura exterior es de 31 grados. Son las 8.30 horas de la mañana. Al tener visado salgo rápido. Espero a Gema y Nacho. Ellos no lo tienen y la espera se alarga mas de una hora. No hay otra cosa que hacer.
Salimos a la calles. Masas de gentes, familiares, amigos, transferistas. etc agitan manos y carteles para encontrar a los suyos.
A través de una sucia cristalera veo que sorpresivamente han venido a buscarme. Patricia y Radha me saludan desde lejos. Me ponen el fular tibetano de bienvenida. YA ESTOY EN CASA!.
El trafico es infernal, siguen los mismos baches, o quizás se hayan hecho mas grandes, la polución es extrema, los pitidos de todos los vehículos posibles, las cientos de personas que abarrotan las calles, no dejan ninguna duda : Esto es Kathmandu!!.
Por la tarde quedo con Nacho y Gema, para ir a Swayambunath.
En los últimos anos se ha convertido en un ritual. Es el primer sitio que tengo que visitar. Es un lugar cargado de energía y aquí viven las primeras personas que conocí en uno de mis primeros viajes a Nepal. Madre ( monja tibetana ) e hija, regentan un minúsculo bar, donde la gran mayoría de los clientes son los monjes tibetanos del monasterio cercano.
Hoy la madre no esta en el bar. Su hija me dice que esta en la cama. Esta enferma. Subimos a verla. La habitación es pequeña. La cama ocupa mas de la mitad de la misma. Esta llena de pertenencias. En esa cama duermen las dos. La ratas que por el lugar pululan, les han mordido en múltiples ocasiones.
Sentimos congoja al verla. Nacho dice estar tocado al haber perdido a su madre no hace mucho. He tenido una impresión pesimista. Tienen muchas vidas y ha salido de situaciones peores. Ya veremos!!! Algo de dinero les dejo para las medicinas que van a necesitar.
Regresamos a la ciudad caminando. Caminando entre las gentes, sorteando motos, coches, bicicletas, niños, perros, etc.... Toda la jauría humana que pulula por las calles de Kathmandu.
Cenamos estupendamente en el Yak Restaurant. Sera la primera noche durmiendo en mi casa de Nepal.
( Continuara.... espero... llevo cuatro días intentando conectarme, pero la cosa esta chunga.. Tengo cosas que contar... algunas algo tristes que me han dejado tocado...)

1 comentario:

Haddock dijo...

Namasté, Pedro
Ya pasaban muchos días sin saber de tí y se agradecen tus noticias, que parecen reflejar un singular sabor agridulce. Mis deseos de que aumente lo dulce! Un abrazo,
G.