"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

lunes, 19 de enero de 2009

EN EL CORREDOR DE LA MUERTE

Dos humanoides, en Kakarvita, que no quieren conataminarse por la fiebre aviar ( que no contamina por mirar!!!) y que vienen a exterminar a los pollitos, contemplan la despedida de una mujer de esos pequeños seres que querían ser mayores y que iban a alimentar a sus hijos.
No vemos su cara, pero seguro que tiene ojos de deseperación y probablemente alguna lágrima se ha caido a la tierra.
¿ Hasta cuando tanta miseria ?

1 comentario:

niebla dijo...

¡A ver si las escafandras van a ser para que no les contamine la pobreza!