"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

domingo, 16 de noviembre de 2008

ULTIMO ATARDECER


Todo tiene un fin. Lo bueno y lo malo. A mi me ha llegado el momento de volver a casa. Todo ha terminado, ... por el momento.
El día de ayer fue muy intenso, tanto que se me olvido comer. El día comenzó gris, como en los tres últimos amaneceres, pero por fortuna el sol salio. Tenia que salir para mi proyecto de día. A las diez de la mañana había quedado con 20 niños/as de Maiti Nepal , para llevarlos al Parque de Atracciones. Un parque muy particular que recuerda las verbenas de los anos 50 en España. Montaron en la noria, en los coches de choque, en los caballitos, en barca, y hasta en un terrorífico pasaje del terror donde nunca pasaba nada. Solo que la oscuridad era total. Las bolsas negras de basura tienen mucha utilidad, hasta para hacer un túnel oscuro. Pasamos miedo porque no sabíamos donde íbamos. Disfrutaron enormemente. Hasta pudimos tomarnos unos refrescos. Me despedí de ellos y con mi bici me acerque a Gokharna para decir adiós a las niñas y niños que allí viven. Les entregue las fotos que les debía, algún que otro regalito general y solo me quedo decirles hasta el próximo ano. Me pusieron un tika en la frente a modo de ritual despedida y no pude soportar el que las lágrimas se me saltaran. Sentía pena. Retome la bici e inicie camino de vuelta mientras agradecía. Y lo mas sorprendente ocurrió como sigue... Me encontré por casualidad con una de las chicas que a principios de ano abandono Maiti Nepal. Ha vuelto con su familia. Me dio mucha alegria. Charle con ella, la hize un pequeno regalo, y en la despedida me metió la mano en el bolsillo. Me dejo una carta personal muy afectiva. El destino ayuda a encontrase a las personas???. Así fue. Continué el camino quasi volando mentalmente mientras el sol se iba ocultando entre las montanas. Deje la bici, me despedí de más gente en Maiti y regrese a mi oscuro barrio, donde las restricciones de luz son diarias, como en todo el país. Mi amigo Vidya me ofreció una cena en casa. A la luz de un candil cenamos plácidamente. Su mujer me hizo el tradicional regalo de despedida. Tengo mas de 15 en casa!!!!. Día entrañable e inolvidable donde los haya. Tan inolvidable que se me olvido comer.
He visto el ultimo atardecer en el Nepal del 2008.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Namaste, Pepo.
Este año en Nepal toca a su fin, el año próximo volverás, la rueda seguirá rodando.

Gonzalo Velarde dijo...

Que tengas un buen viaje de regreso.. y un buen regreso del viaje!

niebla dijo...

Me encantó verte caminar por las calles de Katmandú y encontrarte con gente que se paraba para saludarte con mucho aprecio.
Por no mencionar el cariño que te tienen tus chicos y chicas de Maiti.
Cuando quieras darte cuenta estrás otra vez allí... en tu segunda casa... ¿O es la primera?...

pepocaraban dijo...

Gracias por haberte dado cuenta de tan significativos momentos.
Tengo el corazon partío, entre Carabanchel y Nepal en toda su extensión.

Joaquin dijo...

Solo faltan once meses.

pedrocaraban dijo...

Exsactamente 320 dias