"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

domingo, 18 de noviembre de 2007

SEGUNDA ETAPA EN NEPAL


El pequeno aeropuerto de Kathmandu, ofrece una imagen diferente, en la sala de vuelos internos. Maquinas de rayos laser que esperan a pasar a mejor vida. Mostradores y balanzas de los comienzos de la aviacion comercial. Ninos que lloran. Pasajeros que no guardan ningun orden y quieren conseguir la tarjeta de embarque a la mayor brevedad posible. Empleados impasibles. Pero hay orden dentro de la desorganizacion.

Se despega con una hora de retraso y es vuelo es muy movido. Hay muchas nubes. Casi al final del vuelo se dejan ver los Himalayas y entre los que destaca el imponente y majestuoso Everest que es poderoso hasta para superar a las nubes.

El aterrizaje es perfecto. Con solo abrir la puerta del pequeno aeroplano, se comienza a sentir el calor y la humedad. La amable y bella azafata habla de 30 grados..

Nuevamente siento que el tiempo se ha detenido. Sigue habiendo la misma miseria. Las casa continjuana inacabadas y los pies descalzos de la gente siguen caminando sobre un pais sin futuro.

Sattigatta me espera. Alli hay un centro de Maiti Nepal, cercano a la frontera con India y que nacio para acoger a las chicas seropositivas y que hoy estan instaladas en un nuevo centro en Kathmandu ( Gokarna )

Me encuentro con ellas poco a poco, van viniendo de cortar hierba para los animales que tienen en casa. Se alegran de verme tanto como yo. Es emocionante. Han engordado y siguen con su misma deficiencia. Ni mejora ni empeora.

Me dan de cenar y entre grillos y algun que otro trueno en la lejania, me duermo en una cama que ellas habian preparado con mucho carino.

No hay comentarios: