"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

domingo, 20 de noviembre de 2011

LAS SONRISAS



El final de mi aventura siempre me hace reflexionar.
Debo decir que me llevo en lo mas profundo de mi corazón miles de sonrisas de niños, adolescentes, jóvenes, ancianos. Sonrisas de personas que simplemente sobreviven.
Se me quedan los cuidados intensivos que las niñas de Sattigata me proporcionaron durante mi convalecencia. Chicas que sus pertenencias entran en una caja de zapatos, pero que me han tratado con un cariño especial,  como si fuera su padre.
- Como se me va a olvidar la cara de alegría de una niña cuando la hice entrega de una muñeca ?
- Como ve voy a olvidar de los peques de Gokharna, que cuando me quería levantar del suelo, entre cuatro o cinco de ellos,  hacían fuerzas para que no sufriera dolor? O las botellas de agua caliente que me ponían en las lumbares ?
- Como me puedo olvidar del día que nos fuimos al Parque de Atracciones o al picnic de mi cumple?.
- Como se pe puede olvidar la tristeza de esa madre que recientemente había perdido a su hijo ?
- Como me puedo olvidar de los ojos vidriosos de alegría de esa madre que ha visto que su hija ya esta en una escuela mejor y que aprenderá pronto a leer y escribir ?
- O de los ramilletes de flores que me han dado en los recibimientos y en las despedidas?
CUANTA SONRISA!!!!.
También cuantas lágrimas se me han saltado expontaneamente. Serán los genes de mi padre!!!
En este momento no hay electricidad. Estoy escribiendo en mi cuaderno a la luz de una vela, que esta a punto de extinguirse,  como mi viaje.
Creo que debo volver el próximo año.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Claro que tienes que volver, aunque sea con la frente marchita y las sienes blanqueadas por la nieve del tiempo. Entre otras cosas porque no viajas solo -lo sabes- y ya te están esperando