"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.". Madre Teresa de Calcuta

sábado, 23 de octubre de 2010

El PRE CUMPLE

LLUVE EN SATTIGATHA
El dia previo al cumple lo utilize para hacer los preparativos del mismo.
Cuando amance la temperatura es ideal. Se siente el frescor y todo ello unido al perfume de la humedad se  convierte en un momento bello.
A medida que el sol se levanta del horizonte el calor se hace sentir. Si con los primeros rayos de sol ( 5,30hrs) la temperatura ronda los 18 grados, a las 8 llega a los 25, y sobre el medio dia los 30, quiere decir que el verano permanece.
Despues de pasar la jornada en Kakarvita el camino a casa es muy agradable. Es llano. A veces hay sombra y a pesar de que no corra una brizna de viento, la velocidad de la bici me refresca la cara y los brazos.
En Sattigatha me he de pasar por la casa de Hari Oli. Me ha preparado la fiasta del cumple. a su manera.
 Alli me encuentro con toda la familia includa Anju "mi hermana" nepali y sus hijos.
Me han preparado una mesa con viandas : carne, pescado, patatas guisadas y rabanos.
El honor lo tengo porque como solo.. Son asi. Mas de 30 ojos mirandome como como. Pero asi son felices.
Cuando estoy terminando el viento comienza a levantarse. Nubes amenazantes sobre nuestras cabezas!!!
Hay que salir a toda pastilla!!. Tengo mi salvadora bici.
En los primeros 50 metros comienza a chispear. En los siguientes 10 metros las gotas son mas grandes y 5 mts mas y comienza a jarrear.
Con la bici tardare menos en llegar a la meta.
El Hospicio de Maiti esta a las afueras del pueblo. Los habitantes del pueblo tienen ganado : vacas y cabras, primordialmente. Por las mañanas les llevan a las inmediaciones de Maiti para que pasten, y es al aterdecer cuando vienen a recogerles.
En esa tarde, la lluvia fue un elemento mas de los efectos especiales.
Hubo un momento que vi que se me acercaban mas de 30 vacas y cabras con sus dueños incluidos, corriendo con miedo en sus caras.
La vision de tanta agua jarreando sobre mis inutiles gafas, no era la mejor para sortear a las bestias. El destino no quiso que ocurriera nada.
Eran unos sanfermines, pero al reves y ademas montado en una bici. Habra que patentar el divertimento.
Ni que decir tiene que llegue hecho una sopa, con la adrenalina por las nubes, el corazon a punto de salirse de mis entrañas, pero contento de llegar al dulce hogar.


No hay comentarios: